Saltar al contenido
CERTIVALI – Certificados Técnicos en Valencia y Alicante

Calificación energética: Analizando la Etiqueta Energética de la A a la G

Calificación energética: Analizando la Etiqueta Energética de la A a la G
4.2 (84%) 5 votos

Muchas dudas genera entre los propietarios la calificación energética. Ya parece que se está conociendo qué es el Certificado Energético, en resumen, es una etiqueta energética similar a la que se puede ver en los electrodomésticos que valora la eficiencia energética de nuestro parque inmobiliario. Pero, ¿Qué letra puede obtener mi vivienda? Este artículo intenta darte un poco de luz acerca de este tema.

La clase “A” es inalcanzable para las viviendas existentes. Mejor piensa en la “E”

Certificado eficiencia energetica de la A a la GLa etiqueta en los edificios puede parecer similar a la de los electrodomésticos pero no funciona igual, ya que la escala es muy diferente en cuanto a los resultados obtenidos. Como comprenderás, una casa no es una “lavadora”, no se fabrica de forma industrial con elevados controles de calidad por lo que no es perfecta, lo que supone que las notas obtenidas son inferiores a lo que la gente se puede imaginar. Muchos propietarios se sienten decepcionados ya que pensaban que por poner cristales “climalit” e instalar un buen Aire Acondicionado tendría una buena nota y esto no es así.

Supongo que, si eres un poco sensato, ya te habrás dado cuenta de que en este país se ha construido muy mal y además el estado de la edificación es muy deficiente, las calificaciones que se están obteniendo son el reflejo de esta mala práctica.

desde mi experiencia profesional en la Comunidad Valenciana puedo afirmar que más de la mitad de las viviendas existentes resultan con Calificación Energética “E”

Olvídate del los A+++, A++, A+ que puedes encontrar en las etiquetas de una nevera. Tampoco vas a ver letras A o B, y las viviendas que obtengan la letra C se contarán con los dedos de una mano. Esta es la realidad, las viviendas en España se califican desde la D a la G, siendo lo normal y lo que ya se está convirtiendo en una media de referencia: la letra “E”.

Pero no te confundas, una letra “E” no es tan mala, hazte la idea de que las viviendas con esta calificación suelen ser aquellas que presentan un buen estado y son relativamente nuevas. Vamos, si ves “E” estás viendo una vivienda de calidad estándar que cumple con la normativa en edificación de España. Sí, la mayoría de viviendas nuevas de calidad estándar que se han construído en la época dorada del boom inmobiliario son letra “E”, esta es la referencia que debes tener en cuenta.

El salto a la letra “D” implica que, además, la vivienda cuenta con buenas instalaciones y Carpinterías de calidad, de manera que ya se considera una vivienda “eficiente”.

Para la “C” ya tienes que contar con sistemas paneles solares y suelen ser viviendas muy bien acondicionadas, con buenos aislamientos y confortables. Un nivel muy costoso y difícil de alcanzar en la mayoría de los casos

Las letras “A” y “B” para viviendas existentes son, prácticamente, una utopía. Esto se reserva únicamente a aquellas viviendas de nueva construcción que se diseñen expresamente para ser energéticamente eficientes, lo que no es muy habitual viendo la forma de construir de este país. Ten en cuenta que nos acercamos a viviendas autosuficientes “de consumo casi nulo”, es decir, que apenas requieren de aporte de energía externa.

Calificación energética, de la “A” a la “G”

A modo de resumen te explico un poco con más detalle, para que te hagas una mejor idea, qué es lo que se puede esperar en cuanto a calidades de viviendas en cada escalón de la Calificación Energética:

Eficiencia Energética A,B y C: Excelentes, alto grado de eficiencia

  • CLASE A: Este es el “TOP” de la eficiencia energética, se trata de las viviendas más eficientes con un consumo de energía muy inferior a la media (menos del 50% de la media de España). En un futuro oirás mucho la frase “consumo casi nulo”, esto es lo que define a esta clase energética.
  • CLASE B: Viviendas de gran calidad, muy eficientes que reducen el consumo energético hasta casi la mitad de lo que consume un hogar medio español.
  • CLASE C: Son viviendas eficientes ya que consumen entre un 10% y un 25% menos que la media nacional.

Certificación Energética D. Mejor que la media

  • CLASE D, se reserva para las viviendas ligeramente mejores que la media, obteniendo unos consumos hasta un 10% inferiores. Se trata de viviendas con cierto grado de aislamiento térmico, ventanas con vidrios dobles y que cuentes con algún sistema de climatización eficiente.

Calificación Energética E: Lo habitual, tu vivienda está en la media

  • CLASE E: La media Nacional. En mi experiencia como certificador dentro del ámbito de la Comunidad Valenciana he podido comprobar como más del 70% de las viviendas entran dentro de este nivel de Eficiencia Energética.

Certificado Energético F y G: Viviendas mal acondicionadas, poco eficientes.

  • CLASE F: En esta clase se engloba viviendas poco eficientes que cuentan con consumos energéticos elevados (hasta un 25% por encima de la media) ya sea por malas instalaciones, por malos aislamientos o por la combinación de ambos. Este tipo de inmuebles suelen tener más de 40 años de antigüedad y necesitan mejoras energéticas.
  • CLASE G: las más ineficientes. Tristemente son más comunes de lo que te puedes imaginar. Son viviendas con muy malas condiciones, con aislamientos inexistentes, mala construcción y sin instalaciones de calefacción adecuadas. Los consumos energéticos se disparan (más del 25% sobre la media) al necesitar mucha energía para conseguir unas mínimas condiciones de confort. La reforma energética debería ser algo casi obligatorio, aunque la Ley no te obligue. Los compradores van a querer huir de este tipo de inmuebles.

Los certificados baratos: el pozo de la clasificación energética “F” y “G”

tirando certificado al pozo
¿Certificado basura a bajo precio?, prepárate para la letra “G”

Tras la teoría llega la realidad. No me cansaré de denunciar un fenómeno bastante extendido que está sucediendo desde que arrancó esto del Certificado de Eficiencia Energética.

Supongo que ya habrás sondeado el mercado de certificadores y te habrás dado cuenta de la guerra de precios que se ha abierto. No voy a profudizar más en esto, sólo te debo advertir y dejar claro que es ya muy habitual que malos profesionales estén certificando a precios irrisorios. El resultado ya se está enpezando a observar en las calificaciones obtenidas que son en muchas ocasiones inferiores a las reales, este es el motivo por el cual existen muchas letras “F” y G” (la mayoría) que no hacen justicia a las condiciones de las viviendas estudiadas. Muchos propietarios ni siquiera son conscientes de que contratar barato, aparte de otros problemas, pueden producir esta devaluación innecesaria.

Esto está pasando y desde mi blog lo denuncio por si sirve de concienciación. Si estás pensando en hacerte un Certificado Energético anda con cuidado con los precios baratos, que pueden penalizarte y, por consiguiente, tu vivienda será menos atractiva para futuros compradores.

Para cumplir la Ley no es necesario tener una letra mínima

Para que te quedes tranquilo, la Ley no exige una letra mínima, en tu etiqueta energética, ni tampoco te obliga a cometer reformas, el Certificado es un mero documento informativo y eso es todo. Te informa de lo que tienes y de lo que podrías conseguir haciendo mejoras pero no te obliga, AÚN (digo aún por que el camino de la legislación va encaminado a la reforma energética, quien sabe si en un futuro nos obligarán, eso está por ver).

Uso de cookies

Esta web usa cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúas navegando consientes su uso y aceptas nuestra política de cookies, click para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×
¿Necesitas ayuda? Deja un mensaje por whatsapp y te responderé lo antes posible.